jueves, 11 de febrero de 2016

Esa tal friendzone no existe.



La tal friendzone, por la que muchos han venido sufriendo, llorando, maldiciendo y demás, es algo tan imaginario como papá Noel o un político honorable. La friendzone es definida, a grosso modo, de la siguiente manera: lugar en el que una persona que nos despierta sentimientos, pero que no siente lo mismo por uno, conllevando a una sensación de humillación y derrota personal…suele afectar más a hombres que a mujeres en una proporción de 10 a 2 por un estudio realizado por el instituto triangulo de su sede en la Avenida Caracas en Bogotá.

¿Es obligación que sientan por uno lo mismo que uno siente por esa persona? La respuesta es básica y elemental: NO. ¿Pero, por qué les raya tanto a muchas personas? ¿Por qué tanto drama? La respuesta es un poco más extensa y radica en que una persona asume sus sentimientos como únicos y especiales, asumiendo que es aquello que ESA persona necesita, lo que creen que nadie más puede darles, solo y nada más que ellos. Lo cual es un delirio, porque eso implica inventarle necesidades a otra persona…ahora que lo pienso, es hasta abusivo.

La friendzone solo existe en la cabeza de quien asuma que toda persona que conozca debe ser su pareja. Esto es un secreto a voces, pero al tiempo un tabú. Solo quien asuma que todas las viejas se lo tengan que dar, corre más riesgo de vivir en la friendzone porque adopta conductas dignas de un baboso: como decirle mi amor a la que conoce hace tres días o montarle cara al verla con sus amigos. Creyendo que es un caballero de esos que ya no existen, emprende una patética campaña de mostrarse como el hombre modelo, el non plus ultra, la ultima eyaculación de Hércules. Creyendo que con eso la fémina que busca un caballero (el que ella quiera, no el baboso) va a caer rendida ante los encantos de un chayanne de tienda que vive practicando la paja al blanco en el baño de su casa.

La friendzone no existe porque es algo que cada quien se inventa en su cabeza y se la inventa porque creen que nadie se puede resistir a sus encantos y que todos deben verlo como alguien especial, con un cuerpo perfecto, un alma perfecta y siendo esa misma patética canción el himno de tal patria imaginaria llamada Friendzone.

Entrando en la desmitificación de tal palabra o lugar, según dicen, es que nadie está obligado a corresponderle nada, no tiene derecho a reclamar nada (en caso que haya sido víctima de gente que ilusiona de gratis) no tiene derecho a decir algo sobre esa persona, ni mucho menos hablar mal de esa persona, porque ese es el diploma que lo termina titulando como un perfecto imbécil. Entre más se ilusione en vano, más estará en la friendzone; porque solo en su cabeza cabe la idea que por el hecho de ser usted se lo tienen que dar.

Retírese con dignidad…si es que la tiene.

Pdta: La friendzone no existe, son solo sentimientos no correspondidos.



No hay comentarios: