martes, 11 de diciembre de 2012

¿Cómo tratar a un fanático?

Siempre pongo en tela de juicio el termino “Postmodernidad” porque se supone que es un proyecto que debe venir después de la modernidad (El renacimiento) pero resulta que cada vez más estamos en la edad media, donde la superstición, el fanatismo y la falta de razón se hacen cada vez más notorios. Hasta llegar al punto de una intolerancia extrema o bien de una falsa idea de importancia que solo el fanático se cree. Es que me tienes envidia o vives pendientes de mí o de lo que me gusta.

Nada de eso señores, el hecho que uno resalte los errores de los políticos que idolatran, de la música que escuchan, de los equipos de fútbol de los cuales son fanáticos, no implica que uno los envidie, ni que viva pendiente. El asunto es simple, eso hace parte de la realidad y como tal se asumen posturas ante esas cosas. Así que ese delirio de importancia solo se lo creen ustedes.

A continuación unos tips para que el inevitable trato con fanáticos no le cueste la vida.

1.      Darles la razón. Debido a que a personas así NO se le pueden tomar en serio, por tanto usted tampoco debe darle importancia a su criterio. Porque es gastarlo en vano, porque una bien pulida retorica se va a perder en un mar de llanto, rabia y sandeces proferidas por el fanático. Hágale ver que tiene la razón, con eso está ayudando a prevenir actos de violencia.

2.      No ande a la defensiva. Ellos viven otro mundo, alejado de la realidad, así que no se esmere por responderles o no dejarse provocar. Entienda que en su vida tiene otras cosas de valor, cosas que ellos no. Porque solo viven a expensas de momentos, circunstancias y otras situaciones que no se comparan con el real valor de la existencia.

3.      No los humille. Es bien sabido que el fanático no conoce de razones, solo obedece a sus emociones poco controladas. Así que no le haga ver lo evidente, porque ellos viven otra realidad, de la cual no quieren salir para no asumir como después la vida le da golpes una y otra vez. Por ende ese es su refugio, lo único que tienen.

4.      Quítese el estrés. Esto es muy importante, para el fanático USTED siempre será el exaltado, el que pelea, el que llora, el que anda pendiente y demás. Existe en psicología un mecanismo llamado proyección, a través del cual una persona deposita en el otro pensamientos, ideas, sentimientos y comportamientos que rechaza en sí mismo. Por tanto es menester que usted le de a esas cosas la importancia que merecen, ríase después de hablar o compartir ideas. Recuerde que la risa es salud.

5.      No intente demostrarle la realidad. El fanático por lo general cree que todos lo observan, que todos viven pendientes de lo que hace o le guste. Y acá es importante no quitarle esa idea porque sería un grave delito. Imagine, eso es lo único que tienen, por lo cual viven ya sea bien o mal, pero es su existencia. Por ridículo y estúpido que sea, es de esas payasadas que se sostiene su vida.


Poniendo en práctica lo anterior se evitará lo siguiente.
·         Discusiones de las cuales nada se aprende.
·         Llegar a insultos e incluso agresiones físicas, y sin exagerar…asesinato.
·         Perder tiempo.
·         Amargarse un rato.

Así que, espero le sea útil lo anterior. Puede aplicarlo a TODO, música, religión, deportes, política y todo aquello susceptible de ser usado por personas cortas de ideas y largas de palabras como son los fanáticos. 

5 comentarios:

tratante dijo...

¿Y los fanáticos del no tomarse en serio nada? Fanáticos del todo vale nada. Fanático de la risita despreocupada y la superficialidad.

Louie Ramos dijo...

Los colombianos que se enfrascan en fanatiquería política en twitter. Son tan radicales que le hacen a uno dudar que algún dia habrá paz en éste pais.

David R. Schweiger dijo...

1. Eso es harina de otro costal. El asunto es que no se pueden ver las cosas como blanco o negro. Es decir, que quien no es fanático es porque nada se toma en serio, es algo sin sentido y una visión polarizada de la vida. Y sí hay gente así, pues es asunto de cada quien.

2. Justamente de ahí me inspiré, ese radicalismo en twitter aburre demasiado.

Saludos a los dos y gracias por tomarse el tiempo de opinar.

๑۩۞۩๑Evans Infernus๑۩۞۩๑ dijo...

Me siento completamente indignado por la amnesia cognitiva que la comunidad científica posee, siendo un hecho muy significativo las múltiples torturas y actos mórbidos realizados por fanáticos religiosos en la antigüedad, no me explico porque aun no se le considera a el fanatismo (sobretodo de orden religioso) una psicopatologia, permitiendole a personas con esos estructos mentales funcionen normalmente en todas las áreas de la sociedad, pienso que para dar orden a las cosas deberíamos de empezar por colocar cada cosa en su lugar, y aunque parezca inofensivo los fanáticos religiosos son una bomba de tiempo esperando para estallar.

OscarB dijo...

Estoy de acuerdo en que a un fanático no se le puede convencer por la razón. Como dijo Carl Sagan "No se puede razonar con un creyente porque lo que lo impulsa es la necesidad de creer, no la razón" Pero sí es importante crear una cultura del pensamiento crítico como mecanismo de prevención. Tratar de abogar por la capacidad y necesidad de cuestionar ideas sin dejar de respetar a las personas.